">

Las gracias de Trump a Putin por expulsión de diplomáticos eran "sarcásticas"

Washington, 11 ago (EFEUSA).- La Casa Blanca aseguró hoy que el presidente, Donald Trump, estaba siendo "sarcástico" cuando este jueves dio las gracias a su homólogo ruso, Vládimir Putin, por expulsar a centenares de diplomáticos y personal técnico de EEUU destinados en la embajada y consulados en ese país.

"El presidente estaba siendo sarcástico. Nos tomamos en serio las acciones injustificadas de Moscú contra nuestro personal y nuestras propiedades diplomáticas, y estamos explorando acciones de respuesta", dijo a los periodistas un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato.

Trump dio las gracias este jueves a Putin por el anuncio que éste hizo a finales de julio, de que las embajadas y consulados estadounidenses en Rusia debían retirar a 755 diplomáticos y personal técnico.

"Quiero agradecerle por haber recortado nuestro gasto en nóminas. Estoy muy agradecido por dejarlos ir (...). No hay razón para que vuelvan", afirmó Trump tras una reunión de seguridad en su retiro de vacaciones de Bedminster (Nueva Jersey).

El presidente estadounidense afirmó que la decisión de Putin le ayudará a "ahorrar mucho dinero", aunque es improbable que esos funcionarios estadounidenses pierdan su trabajo y, por lo tanto, dejen de recibir un sueldo tras la decisión del Kremlin.

Trump hizo la declaración con el semblante serio y no dio señales claras de sarcasmo, y de hecho su declaración indignó a varios funcionarios del Departamento de Estado, según informaron algunos medios estadounidenses.

El Departamento de Estado había tachado de "lamentable e injustificada" la decisión de Putin, algo que contrastó con las declaraciones de Trump.

La orden de Putin fue una respuesta a la aprobación en el Congreso estadounidense de nuevas sanciones contra Rusia por su supuesto intento de interferir en las elecciones generales de noviembre del año pasado en EEUU.

Trump se había mostrado opuesto a las sanciones tal y como estaban formuladas, pero el Congreso aprobó la ley con un número de votos superior a los dos tercios, por lo que el veto presidencial no era una posibilidad, y las acabó promulgando a regañadientes.

El Ministerio de Exteriores ruso también privó a la Embajada de EEUU del uso de unos almacenes en la capital rusa ni tampoco la mansión de que dispone en Serebrianyi Bor, una elitista zona de descanso en Moscú.

Esa última medida parece responder a las sanciones impuestas en diciembre pasado por el entonces presidente, Barack Obama, por las que se privó al Gobierno ruso del uso de dos mansiones en Maryland y Nueva York que supuestamente se habían usado para espionaje.

Comparte